fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

¿Cómo evitar el desperdicio alimentario?

Redacción
Redacción 29/9/2020Comentarios

Hoy se celebra, por primera vez, el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. Una fecha con la que la ONU busca concienciar a la población de que no se puede esperar poner fin a la malnutrición y erradicar el hambre si no se disminuye el desperdicio de alimentos. Sugerimos algunos consejos para evitar el desperdicio alimentario en nuestro día a día.

Por primera vez, se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. El no desaprovechar la comida ayuda a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la bajada del gasto energético o el mejor uso de recursos como la tierra y el agua, entre otros beneficios.

Según datos de la el Ministerio Agricultura, Pesca, Alimentación y Medioambiente, España es el séptimo país de la Unión Europea que más comida desperdicia, con 7,7 millones de toneladas al año. Traducido a términos económicos, supone la pérdida de 3.000 millones de euros anualmente. Y eso que, aproximadamente, 1,2 millones de toneladas son aptas para el consumo.

¿Cómo evitar el desperdicio?

Ya lo decíamos hace unas semanas, una de la fórmulas más eficaces para combatir el desperdicio alimentario es planificar el menú de toda la semana y confeccionar la lista de la compra en base a ello. Así evitaremos comprar más de lo necesario y que nos caduque en la nevera. Comprar productos locales y de temporada, no solo te permitirá ahorrar unos euros en la compra sino además, alargar unos días más la caducidad. También la compra regular y frecuente nos ayudará a adquirir solo lo que necesitemos.

Una vez en casa, es imprescindible conservar los alimentos adecuadamente. Los alimentos deben ser almacenados entre 1 y 5°C para una máxima frescura y longevidad. Hay que comprobar que nuestra nevera o congelador funcionan correctamente.

Otra de las rutinas que puede sernos útil es la de acostumbrarnos a revisar regularmente nuestra despensa para comprobar la fecha de caducidad y el estado de nuestros alimentos, así conseguiremos consumirlos a tiempo. Hay que tener en cuenta la diferencia entre fecha de caducidad (día o mes a partir de la cual no se puede consumir un alimento) y fecha de consumo preferente (aunque puede disminuir su calidad, sigue siendo comestible).

Los almacenes de comida emplean un sistema que podemos adaptar a nuestra despensa: los productos se ordenan por prioridad. Para los perecederos se sigue el llamado sistema Fifo (“primero en entrar, primero en salir) y los no perecederos el Lifo (último en entrar, primero en salir).

En la mesa, servir las raciones adecuadas es una buena estrategia para evitar las sobras en el plato. Mejor repetir que tirar. Y lo que sobra de la cazuela, podemos guardarlo en un recipiente para conservarlo y reutilizarlo al día siguiente. En el caso de que hayamos ido a comer a un restaurante, siempre podemos pedirle al camarero que nos lo prepare para llevar a casa y consumirlo otro día.

Utilizar la tecnología puede resultar práctico para eliminar el desperdicio de nuestro día a día. Aplicaciones como Phenix o Too good to go pueden ayudarnos a dar una segunda vida a todo aquello que se va a tirar en los comercios por un precio más económico.


Comentarios