fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

El enoturismo empieza a reanudar su actividad

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 8/6/2020Comentarios

El cierre de la restauración a lo largo de estos meses a causa del covid-19, no solo ha afectado al propio sector sino también a todos aquellos que están vinculados a él, como es el caso del vitivinícola. La hostelería es uno de sus principales canales de venta, así como la venta directa o la exportación, y todos ellos han permanecido parados las últimas semanas, con lo que las cifras se han visto afectadas significativamente. En el caso de la D.O. Empordà, por ejemplo, se afirma que las ventas han registrado un descenso “de entre el 90 y el 100% desde la aplicación de las medidas de confinamiento”.

Las denominaciones de origen Rioja, Ribera del Duero, Rueda o Empordà han sido de las más activas a la hora de poner en marcha campañas de promoción destinadas a contrarrestar los efectos económicos del covid-19.  En general, se ha activado la venta on line de vinos; se ha programado -ya sea desde sus plataformas o desde su redes sociales- vídeos donde viticultores, paisajes e historias mostraban y muestran las bondades del territorio y se han organizado catas virtuales, concursos o iniciativas ligadas a instituciones (en el caso de la D.O Empordà el Patronato de Turismo o la Diputación) o a empresas (El Tenedor en el caso de Ribera del Duero), entre otros.

En este panorama que se vislumbraba aciago hace unas semanas, se empiezan a observar los “primeros brotes verdes” como decía aquel. Es así como las noticias de las reaperturas de bodegas y la reanudación de las actividades enoturísticas, comienzan a sucederse.

Concretamente, en Girona, desde principios de mes -cuando se entraba en la fase 2- la D.O Empordà anunciaba que dieciséis bodegas, de un total de treinta, abrían puertas. Quizás de las primeras que reanudaban actividad. “En esta segunda etapa de desescalada y con varias restricciones aún vigentes, la práctica del enoturismo se puede convertir en una de les actividades de ocio más recomendables y que más seguridad pueden dar al visitante, considerando que la mayoría de propuestas se llevan a cabo al aire libre y con grupos muy reducidos o directamente de forma personalizada”, aseguraban desde el Consejo Regulador.

Además de las medidas sanitarias, las bodegas, en general, han aprovechado para incorporar novedades. Así encontramos desde las que han habilitado nuevos espacios al aire libre -donde realizar las catas, por ejemplo- hasta otras que ofrecen nuevas experiencias gastronómicas en las que se incorporan elementos como barbacoas o disciplinas en plena tendencia como sesiones de yoga o mindfulness en un entorno natural. También las hay que han desempolvado actividades que ya funcionaban pero a las que han otorgado un nuevo toque -jornadas de música y vino que se trasladan a un espacio abierto, por ejemplo-.

En la reactivación enoturística están implicados, a su vez, restauración y alojamiento si la actividad de la bodega que nos interesa realizar se encuentra alejada de nuestro domicilio. En el caso de la Costa Brava, por ejemplo, existen hoteles que ya funcionan como el Park Hotel San Jorge & Spa y el Mas Espelt y el resto abrirán a lo largo del mes de junio. Es el caso de Moments Rurals, en Espolla y Capmany que abrirá el 15 de junio o el del Hotel Peralada Wine Spa & Golf, en Peralada, que abrirá el 26 de junio.

Para los que son más reticentes a emprender ciertas actividades han de saber que el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) y el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo han confeccionado una guía para reducir el contagio por covid-19 para las visitas a bodegas y otras instalaciones industriales, lugares culturales, históricos y naturales. En ella se indican las pautas a seguir referentes a la adaptación de los productos y servicios enoturísticos, la limpieza y desinfección, la adecuación de los espacios y la gestión de aforos, entre otros. Según se nos informa “Estas pautas inciden en aspectos generales que las bodegas abiertas al público deben tener en consideración cuando organizan visitas: priorizar siempre los espacios al aire libre, en grupos reducidos o directamente personalizados, respetando en todo momento las distancias físicas de seguridad y flexibilizando los horarios de las visitas. Así mismo, si la visita ofrece degustaciones de vino y gastronómicas, se deben servir raciones individuales y las copas, la cubertería y la vajilla se deberán limpiar y desinfectar a temperaturas superiores a 80ºC”.

 

Bodegas abiertas desde el 1 de junio de 2020 en la Costa Brava: 

Celler Arché Pagès (Capmany)
Celler Brugarol (Palamós)
Clos d’Agon (Calonge)
Hugas de Batlle (Colera)
La Vinyeta (Mollet de Peralada)
Martí Fabra (St. Climent Sescebes)
Martín Faixó (Cadaqués)
Mas Geli (Pals)
Mas Llunes (Garriguella)
Mas Vida (Cistella)
Masetplana (Garriguella)
Masia Serra (Cantallops)
Pere Guardiola (Capmany)
Terra Remota (St. Climent Sescebes)
Vinyes d’Olivardots (Capmany)


Comentarios