fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Girona viaja a País Vasco para mostrar su potencial enogastronómico: de costa a costa

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 22/3/2019Comentarios

El pasado 20 de marzo el Patronato de Turismo Costa Brava Girona de la Diputación de Girona organizó un encuentro entre cocineros vascos y catalanes en un doce manos que demostró, no solo la riqueza de la cocina gerundense sino también, las similitudes entre ambas culinarias. La jornada bautizada con el nombre De Costa a Costa se celebró en el Hotel Arima de San Sebastián.

Paco Pérez, Álvaro Garrido, Marc Gascons, Paulo Airudo, Mateu Casañas y Sergio O. de Zarate

Paco Pérez, Álvaro Garrido, Marc Gascons, Paulo Airudo, Mateu Casañas y Sergio O. de Zarate

Fue el moderno Hotel Arima -inaugurado en 2017- de San Sebastián el lugar perfecto para que el Patronato de Turismo Costa Brava Girona de la Diputación de Girona organizará una original jornada bajo el nombre De Costa a Costa  con un objetivo claro: “posicionar la Costa Brava como destino enogastronómico”.

Para conseguirlo ocuparon uno de los espacios del hotel donde construyeron una lonja ficticia en la que los seis cocineros invitados (tres vascos  –Paulo Airaudo de Amelia*; Álvaro Garrido de Mina* y Sergio Ortiz de Zarate– y tres catalanes –Paco Pérez de Miramar**; Terra* y Enoteca** junto con Mateu Casañas de Compartir y Marc Gascons de Els Tinars*-) elaboraron un menú especial con seis platos –más dos postres que confeccionaron de manera conjunta- que demostraron no solo la calidad del producto de “ambas costas” sino también por qué han sido, ambos territorios, unos excelentes embajadores de la gastronomía fuera de nuestras fronteras.

Esta “lonja” sirvió como escenario para simular una subasta de los platos de cada cocinero. Es así como los asistentes al evento, tras repartirse en las mesas para la degustación del menú, designó un portavoz quien se encargó de liderar la puja con dinero diseñado para la ocasión. Pep Nogué, moderador de este original encuentro, fue la persona que presentó cada uno de los platos, que instó a los cocineros a hablar de su creación y quien dirigió la subasta. La mesa ganadora era obsequiada con la receta del plato por el que se había pujado. Una experiencia singular y, dado el nivel de los chefs participantes y sus propuestas, única.

Este encuentro “gastroexperiencial”  se acompañó de los productos agroalimetarios con el sello de calidad Girona Excel·lent y vinos de la DO Empordà. Los platos degustados fueron: salmonete, col de bruselas y kale de Pauo Airudo; anchoas de la Escala, con mató de almendra, trufa y miel de abeto de Mateu Casañas; mejillón con tomate picante y jugo de coco y citronela de Álvaro Garrido; espardenyes y angulas con holandesa de trufa de Paco Pérez; kokotxas de merluza y crestas al pil-pil de Sergio O. de Zarate y gamba de Palamós, flor de guisante y paceta ibérica de Marc Gascons.

Gamba de Palamós, flor de guisante y paceta ibérica de Marc Gascons

Gamba de Palamós, flor de guisante y paceta ibérica de Marc Gascons

Un objetivo muy claro

Las instituciones que participaron en el evento afirmaron que esta acción “permite reivindicar y poner en valor el producto del mar, la tradición pesquera y la cultura marítima de la Costa Brava. El evento ‘De Costa a Costa’ visita en esta ocasión el País Vasco y se sirve del producto del territorio y del talento y creatividad de sus chefs para promocionar los atractivos turísticos, culturales y enogastronómicos de la Costa Brava”.

 

¿Conoces la Costa Brava?

El Patronato de Turismo Costa Brava Girona de la Diputación de Girona realizó una introducción para dar a conocer este rincón catalán y mostró un vídeo en el que se expuso no solo la riqueza gastronómica de este territorio sino también su versatilidad. “La base de la buena gastronomía de este destino son sus productos, un recetario milenario adaptado a nuestros días y el buen hacer de sus cocineros y de los más de 2.000 establecimientos de restauración que practican distintas cocinas: catalana, de mercado o de autor. Es remarcable la gran diversidad, la riqueza y la calidad de los productos agroalimentarios que da este territorio, así como los numerosos distintivos y sellos de garantía con que cuenta, como el Girona Excel·lent. El orgullo por el producto se populariza en forma de ferias y muestras gastronómicas, y a menudo se acompaña de jornadas gastronómicas temáticas”, señalaron desde la institución catalana.

No hay que olvidar que este destino se conoce por poseer dieciséis restaurantes que suman veinte estrellas Michelin, entre los que cabe destacar El Celler de Can Roca en Girona, de los hermanos Roca; Miramar de Paco Pérez, actualmente el único chef español con seis estrellas Michelin, o Les Cols de Fina Puigdevall, galardonada con el Premio Nacional de Gastronomía 2019.

Otro de los atractivos que se destacaron durante la presentación fueron los vinos. La D.O. Empordà cuenta con una extensión de 2.000 hectáreas de viña que conforman más de 300 viticultores y 43 bodegas, 27 de las cuales ofrecen experiencias enoturísticas. Además, cada mes de abril, desde hace seis años, tiene lugar el festival Vívid, el mes de las experiencias enoturísticas de la Costa Brava.

Gracias a todo ello, en los últimos años ha aumentado la aparición de empresas que ofrecen actividades enogastronómicas dirigidas esencialmente al visitante que busca degustar y aprender sobre cocina catalana y mediterránea mediante showcookings, talleres y rutas gourmet.

 

Novedades

A destacar que en breve el famoso proyecto relacionado con los hermanos Roca, Casa Cacao (del que nos habló Joan Roca en la entrevista que publicamos en nuestra revista), abrirá  a mediados del 2019 y a finales del 2020 verá la luz el proyecto de El Bulli Foundation de Ferran Adrià, futuro centro de creatividad e investigación culinaria, en Roses.

 

Jornada con sesión continua: sidrería Astarbe

Tras la jornada gastronómica y el tiempo de entrevistas, los asistentes aprovecharon para visitar una de las sidrerías más conocidas de San Sebastián: Astarbe. Entre manzanos, la decimoquinta generación de elaboradores de sidra, Hur Astarbe, explicó la historia de su familia y el secreto de su larga tradición en el negocio. Actualmente elaboran tres clases de sidra, una de ellas de corte más moderno siguiendo el método champenoise y cuya fórmula tardaron once años en conseguir, dado que buscaban un producto muy especial.

Según Hur, la nueva generación apuesta por la vuelta a los orígenes y están trabajando en la recuperación de semillas salvajes de las variedades astarbe y mendiola. La complejidad de esta iniciativa es que los árboles tardan trece años en ofrecer un producto óptimo para la elaboración de sidra. Sin embargo, afirman “nosotros no tenemos prisa, lo que queremos es dar con un buen producto y recuperar los valores históricos y culturales. Hay que recuperar la filosofía de nuestros ancestros, por lo que estamos en contra del uso de químicos”. Este mismo concepto es el que tratan de aplicar a la sidrería donde han añadido cuadros de autores contemporáneos donde se observa la vida del artesano de la zona. “Para nosotros era importante unir dos realidades, la de la cultura rural vasca y la cultura contemporánea vasca, y estos cuadros junto con otras iniciativas nos ayudan a conseguirlo”.

Recordemos que la temporada de las sidrerías va de enero a abril.

Hur Astarbe

Hur Astarbe

El Hotel Arima

Situado en pleno bosque Miramón, justo al lado del Basque Culinary Centre y a quince minutos del centro de la ciudad, el hotel fue inaugurado en 2017.

Su arquitectura busca fundirse con el entorno y crear una atmósfera natural, sostenible y de relax. Para ello, el hotel cuenta con tecnología “de última generación que utiliza energía limpia como la geotermia y aerotermia, sistemas de recogida de agua para limpieza, filtros de reducción del flujo de agua y gestión selectiva de residuos, entre otros…” explica Luis Rey, director de marketing del hotel. Y añade “para su construcción hemos utilizado materiales nobles y resistentes como la piedra, el hierro y la madera, con texturas y tejidos suaves. En cada una de las habitaciones se ofrecen ameneties orgánicos y un cajón clasificado donde poder reciclar papel, plásticos, vidrio y restos orgánicos”

Arima consta de unas sesenta habitaciones, apartamentos turísticos, piscina y en breve, un spa.


Comentarios