fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Las novedades de Perelada & Chivite

David Salvador
David Salvador 3/4/2019Comentarios

Pocos grupos bodegueros españoles pueden mostrar el músculo que este lunes mostró Perelada & Chivite en Barcelona. En la planta noble de la entrada principal del Reciento Modernista del Hospital de Sant Pau, en tan magno recinto, la empresa catalano-navarro reunió a cerca de 1.000 profesionales del mundo de la restauración y la distribución para presentar y enseñar las nuevas añadas y los nuevos vinos de un portafolio completo.

El Hospital de Sant Pau acogió el showroom de Perelada & Chivite

El Hospital de Sant Pau acogió el showroom de Perelada & Chivite

Con presencia de las principales regiones vinícolas españolas y mundiales, los profesionales pudieron catar más de 150 referencias de vino, así como reponer fuerzas entre cata y cata buscando los platillos de jamón ibérico que Sánchez Romero Carvajal había acercado al evento. Nadie dijo que ser sumiller fuera fácil. Para los que no pudieron asistir, destacamos las novedades y las referencias menos conocidas y más curiosas:

Viña Salceda Verdejo. Con bodega en Elciego (Rioja Alavesa), Viña Salceda lleva elaborando vinos tintos desde hace 50 años. Ahora, en su aniversario, y por primera vez, se aventura con un blanco elaborado en unas pequeñas fincas que la bodega gestiona en Rueda. Amarillo pajizo, el vino de este Viña Salceda Verdejo permanece en contacto con sus lías hasta el momento del embotellado para, pese a su juventud (2018), mostrarse persistente en boca.

La Melonera MHV Serie 5. No es un coche, es uno de los vinos andaluces más peculiares. La Melonera se propuso en 2003 recuperar las cepas autóctonas de la región vinícola de Ronda -con más de 3000 años de antigüedad-, con las que ahora y mediante cultivo artesanal trabaja sus vinos. Si bien la variedad que da nombre a la bodega, la melonera, ocupa sólo una hectárea de cultivo, es la superficie más grande del mundo dedicada a esta uva. En el caso del ecológico MHV Serie 5 (Mankind Heritage Vines) a la melonera se suma tintilla de rota sin mucha barrica “para que hable la variedad”, comentaba su enóloga, Ana de Castro.

Perelada Ex Ex 13 y Viña Salceda Verdejo 2018

Perelada Ex Ex 13 y Viña Salceda Verdejo 2018

Oliver Conti Indispensable. La bodega ampurdanesa que intenta trabajar variedades extranjeras llevó a la presentación de Barcelona su trilogía Indispensable. Con una estética moderna, y bajo el mismo paraguas, presentó un tinto, un blanco y un rosado, los dos primeros de 2018 y el rosado de 2017.

Perelada Ex Ex 13. Las experiencias excepcionales de Perelada llegan a la número 13. De tiradas todas limitadas (ésta, de 400 botellas), se trata de la manera que tienen los enólogos de la bodega de encarrilar su “locura”. La última, y a 40€, Perelada Ex Ex 13, a base de garnacha tinta en barrica de acacia. Directa a tiendas especializadas para el cliente gourmet.

Tattinger y Domaine Weinbach. No presentaron novedades pero su calidad habla por sí sola. La maison de champagne Tattinger, la tercera en número de venta en España y de las pocas entre las top con el 100% de producción propia, y Domaine Weinbach, la primera bodega biodinámica de Alsacia y reina del riesling, ponían el punto y la calidad internacional el evento, demostrando que su presencia en España está asentada.

Chivite Las Fincas Dos Garnachas. Y no estaba presente en botella pero sí en pensamiento la nueva aventura de Arzak con Chivite. Tras el rosado más blanco Las Fincas, en breve, en mayo, Chivite lanzará Las Fincas Dos Garnachas, “un blanco con alma de tinto”, decían, a base de garnacha tinta y garnacha blanca. Presentado en una botella estilizada y negra, el nuevo proyecto vinícola de Arzak sorprenderá en boca tras el descorche, al no esperar un blanco en tal continente. De poca maceración, Las Fincas Dos Garnachas tendrá una tirada reducida de 20.000 botellas.

Fue la última cata de la jornada, la cata ficticia, la que los profesionales soñaron tras cuatro horas de cata. Domènech y Montaner (el arquitecto modernista del Hospital de Sant Pau) les guiñaba un ojo al salir.


Comentarios