fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opiniones

Cocinar es expresar

Fernando Huidobro
Fernando Huidobro 4/7/2018Comentarios

La cocina existe porque existe el otro que come, el comensal, el ajeno. Cierto es que podemos cocinar para nosotros mismos de forma egoísta y onanista o por necesidad, y hacerlo así seguida y tercamente. Pero eso no quita el hecho indudable de que el cocinar es un acto público y notorio, pues aunque lo constriñamos a nuestro ámbito personalísimo y privadísimo, ya de por sí, ese cocinar viene cargado de gestos heredados e históricos anteriores que nos han llegado del exterior y que, por consecuencia, son y pertenecen a todos.

El acto de cocinar, es ineludiblemente social, para los demás y/o con los demás; es pura y dura comunicación, vivida y practicada en sociedad. Cabe, repito, es posible y debe ser aceptado, el Juan Palomo style -yo me lo guiso, yo me lo como- pero eso no remedia sino que confirma, cual excepción, la rota en ese caso regla general de que cocinamos para los otros.

En serio: cocinar es expresar, la cocina es lenguaje, es voluntad, querencia y ganas de estar con los demás para decirles, contarles, hablarles cuanto deseamos sea dicho, contado o hablado. Toda esa necesidad vital, esa tendencia a la reunión, se concelebra alrededor de la comida, la cocina y la mesa.

Sin este acicate pertinaz terminaríamos, muy probablemente, por no cocinar, por volver al inicio, al punto de partida. Terminaríamos ¡ay! por olvidar y regresar a la mera subsistencia que cubriera solo esa otra inicial y básica necesidad de subsistencia y alimentación y nada más.

Curiosa y paradójicamente, cualquiera que sea la raza o tipo o sexo o religión o categoría o bondad o fama o proveniencia o cultura del cocinero, éste cocina hacia y para los demás, para la generalidad, de uno o de muchos, para lo que está fuera, aunque no tenga nombre y apellidos, cara y ojos, sea conocido o desconocido, ¿hay alguien ahí? Sí, tiene que haberlo, aunque hoy no venga nadie a comer a casa o en mi resta dé un cero patatero.

Todo cocinero grita como y por la misma razón que lo hace la pescadera del Mercado de Barbate: ”shosho hoy tengo aquí unas acedías que cuando las frías se te van a caé las bragas”. Quiere llamar la atención de los demás, quiere atraerles hacia sí, quiere venderles su moto. Quiere darse a entender, hacerse palpable y paladeable; esa es la función del acto de cocinar en serio, para lo que le sirve al que cocina: aquí estoy yo con mis huevos y os los voy a freír para que os enteréis de quién soy yo. Acto de afirmación de su existencia y de su necesidad de comunicarse y, de paso, ser valorado por los otros, digámoslo así, por el tamaño, frescura, color y cochura gitana de sus güevos.

Si cocinamos seriamente en casa para los pocos nuestros, pretendemos nuestra familiaridad doméstica más íntima; si lo hacemos para unos cuantos en grupillo o pandilla cual cocinillas de finde, buscamos ganar posición en nuestro círculo de amistad, laboral o social; si nos lo curramos profesionalmente mediante un restaurante, fuera de la pura necesidad de subsistencia, perseguimos contar nuestro discurso, hacernos notar, ser vistos y sentidos o incluso ser artista, por qué no, que enfoca su creatividad en el hacer de comer a los demás y transmitirles algo: de sí, de su entorno, de la vida, de su hacer o sentir. Algo.

Luego, además, están los cocineros que van como un cohete y han pasado ya a otro estadío de la vida y la profesión y pasan a ser parte del Gastro Star System mediático. Estos viven de por sí con y para la comunicación a lo bestia. Pero esa es otra historia.

A lo que íbamos y concluyendo, la cuestión que aquí me trae es dejar sentado que, a la postre, al cocinar, siempre, siempre, aparece ineludiblemente el otro que come, el comensal, ese a quien queremos echarnos a la cara, ese al que queremos que le guste, que le encante, lo que cocinamos; que lo saboree, lo deguste y lo disfrute; y, así, lo valore, nos valore, porque, en el fondo y en la superficie, como los peces, por la boca morimos.


Comentarios

    ¡Suscríbete a la Newsletter!

       


    SNACKS

    Redacción | 03/12/2021

    Rodeados de producto 100% lanzaroteño de los huertos de la Ecofinca Vega...

    Redacción | 03/12/2021

    Yves Lubert, Arminda Garcia y Salvador García-Arbos, cada uno en represe...

    Redacción | 03/12/2021

    En la Ecofinca Vegacosta de Tinajo, Worldcanic ha celebrado su comida fi...



    BIBLIOCANIBAL


    La Cocina Vasca

    Conocida por ser una de las abanderadas de la gastronomía, País Vasco es, además, una de las comunidades con más rest...

    RECETA EXPRESS

    CETT-UB | 29/11/2021

    Cuando hablamos del otoño nos vienen a la cabeza una serie de ingredient...

    CETT-UB | 22/11/2021

    Esta semana el CETT propone un plato de pularda vistoso y que hará viaja...

    CETT-UB | 15/11/2021

    Con la llegada del frío, apetecen las recetas de platos calientes que no...

    CETT-UB | 01/11/2021

    El CETT inaugura noviembre con una receta muy especial, muy de temporada...