fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Cocina casera creativa. El delivery de Dabiz Muñoz

David Salvador
David Salvador 11/5/2020Comentarios

Se ha sumado la restauración media y, con especificidades, también ya parte de la alta. Rodrigo de la Calle, Carles Abellán, Mario Sandoval o Quique Dacosta han lanzado sus líneas de delivery, lista a la que se suma ahora Dabiz Muñoz. “Lo habíamos hablado con el equipo pero no lo habíamos perfilado, y ha sido cocinando estos días en casa con Cristina donde me he dado cuenta de que lo que estaba haciendo es lo que quería para delivery”. Así que de los lives que estos días han revolucionado Instagram aparece “GoXO”, el delivery del universo XO, platos todos nuevos –ni de Streetxo ni de Diverxo- “para que el cliente solo tenga que calentar y disfrutar, platos que te rompen la cabeza”. ¿Su precio medio? 20-25€ por persona.

Espaguetis caldoXOs con mejillones gallegos, coco, piparras y café. GoXO

Espaguetis caldoXOs con mejillones gallegos, coco, piparras y café. GoXO

GoXO nace solo operable mediante Glovo (“era la manera más fácil de empezar, y estoy muy contento de la operativa”) y con tres propuestas de platos generosos. “En casa no comes cinco platos como en un gastronómico. Por lo que oferto un plato generoso, ideal para una persona”, aunque no descarta crear platos para dos o para cuatro “porque me gusta mucho esa idea de comer todos de un plato y disfrutar”. Dentro, siempre productos reconocibles pero con vuelta, “con mi sello e idea”. De momento, gnoccis de patata con bolognesa de chorizo de León ahumado y crema de mandarina antigua; espaguetis caldoXOs con mejillones gallegos, coco, piparras y café; lentejas estofadas al curry con gambones, hierbabuena y mantequilla de limón, o la tarta de queso de la “Pedroche”.

“Desde hace años, cocino todos los días en Diverxo pero esta cuarentena me ha hecho volver a cocinar como se hace en casa, con platos grandes, de más de un bocado –lógica que quiere ir inculcando en Diverxo tal como comentó en una entrevista reciente-, y me encanta”. Eran, son, platos caseros pero creativos en los que vio rápidamente la lógica del delivery. “No quería hacer cocina para llevar de Streetxo o Diverxo. No tenía lógica ni viabilidad de transporte, ya que el negocio del delivery es diferente al del restaurante. Pero los platos que estaba haciendo en casa sí cuadraban. Me los podía comer al día siguiente”. La oferta, además, aparece con su maridaje recomendado. “Hablo regularmente con Miguel Ángel Millán –sumiller de Diverxo-. Le comento el plato y él elige un vino original y de gran relación-calidad precio que le va bien, y que ponemos también a disposición del cliente”. Son vinos de hasta 30€. En global, comer Dabiz por 35€. En casa.

GoXO empezó el jueves 7 de mayo con un número limitado de pedidos “para asegurar la calidad”, por lo que no está siendo fácil hacerse con uno. No ayuda tampoco el radio de cobertura en el que actúa (cinco kilómetros desde Diverxo, donde tiene de momento la cocina de producción), también acotado por las mismas razones. Ha empezado pequeño pero Muñoz piensa en grande. “Me planteo el delivery como un nuevo negocio no como un complemento, y seguro que seguirá cuando reemprendamos la actividad”. ¿Posibilidades de expansión? Sí, pero sin prisa. “Primero debemos asegurarnos que la comida siga con la calidad que queremos. Ya lo iremos dimensionando…”.

Gnoccis de patata con bolognesa de chorizo de León ahumado y crema de mandarina antigüa. GoXO.

Gnoccis de patata con bolognesa de chorizo de León ahumado y crema de mandarina antigua. GoXO.

“Si el delivery está bien pensado tiene muchos nichos de mercado”

GoXO es un delivery ready to serve, a diferencia de otras ofertas de “alta gastronomía” que juegan con el comensal también a domicilio. “Son recetas para regenerar y comer. Es comida ya preparada, fácil de calentar y fácil de consumir”, explica un chef que apuesta por este modelo de negocio “siempre que sea rentable. Si el delivery está bien pensado tiene muchos nichos de mercado, como los puede tener un restaurante. Tan solo se debe pensar bien porque no todo funciona”. Muñoz avisa: “No tengo ni idea de qué va a pasar en el futuro ni puedo dar consejos. Yo he optado por esto, pero no sé qué puede funcionar a otros colegas”.

Él, mientras, seguirá en la cocina, en la de su casa, en la de Diverxo, en la de Streetxo. “Ocurra lo que ocurra, yo voy a cocinar. En un tres estrellas, con el delivery o en un bar de tapas chinas. Da igual. Cocinar es lo que me gusta, y es lo que haré. Cualquier cosa, a cualquier hora, en cualquier sitio”.


Comentarios