fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Gordon Ramsay se equivocó con  el pronóstico de fracaso de Clare Smyth

Enric Ribera
Enric Ribera 17/9/2019Comentarios

Clare Smyth, chef del Core by Clare Smyth de Londres, fue elegida mejor cocinera del mundo en la gala de los premios World’s 50 Best Restaurants celebrada en Bilbao en junio de 2018, lo que llevó a otras cocineras a objetar que esta categoría era “ridícula”, “escandalosa”, “anticuada” y “extraña”. Sin embargo, algunos señalaron que, cuando solo cuatro de los 50 mejores restaurantes del mundo son administrados por mujeres, la industria tiene un problema de sexismo, que el premio reconoce y busca mitigar. En su discurso de aceptación, Smyth expresó la opinión de que “no hay una forma correcta o incorrecta de abordar esto, pero las cosas no cambiarán si no hacemos nada”, mientras acepta que en una categoría específica de género ella se siente “extraña”.

Core ha sido una de las aperturas de restaurantes más exitosas de Gran Bretaña. Ella fue la primera mujer en dirigir un restaurante de tres estrellas Michelin en el Reino Unido. Se encargó de preparar el banquete de invitados a la boda del príncipe Harry y Meghan Markle. Es jueza  habitual en el programa de cocina de Netflix The Final Table y ahora está en MasterChef Australia de Channel Ten. Pero cuando Clare Smyth comenzó a trabajar en el restaurante Gordon Ramsay de Londres como chef junior en 2002, le dijeron que no duraría una semana.

Ramsay y el resto del equipo de cocina deberían haber afinado mejor este pronóstico. La chica de Irlanda del Norte, de unos 20 años, ya había mostrado signos de su firme determinación, al abandonar su hogar a los 16 años -en contra de los deseos de sus padres-  para perseguir sus sueños de convertirse en chef.

La ausencia de una escena gastronómica en su país de origen significaba que Smyth buscaba oportunidades en Inglaterra, asegurándose un aprendizaje en Grayshott Hall, un spa de salud en Surrey, e inscribiéndose en un curso universitario en las afueras de Portsmouth. Después de obtener sus NVQ (calificaciones profesionales nacionales), Smyth consiguió un trabajo como comisaria, con tan solo 18 años, en el Bibendum de Londres, donde trabajó durante un año antes de tomar la alternativa en un puesto como chef en el Hotel St Enodoc en Cornwall. Además de recorrer una serie de escenarios con chefs de la talla de Heston Blumenthal y los hermanos Roux con los que Smyth trabajaba durante las vacaciones y entre trabajos. La siguiente cocina que vio fue la de Ramsay.

Pero como muchas mujeres ansiosas por salir adelante, Smyth tuvo que sacrificarse el doble que todos los demás aspirantes. Incluso después de  trabajar con Alain Ducasse en su restaurante Louis XV, en Monte Carlo, y volver al restaurante de Gordon Ramsay para asumir el papel de jefe de cocina, trabajó 19 horas al día. “No tomé vacaciones durante los primeros dos años, estaba muy decidida a probarme a mí misma”, dice ella. “Era mi primer papel de jefa de cocina y, por lo tanto, no tenía nada para medirme. Le dije a Gordon: ‘No sé si soy lo suficientemente buena porque yo no he ganado las tres estrellas. Solo tengo que intervenir y comenzar a entregar platos de tres estrellas”. Gordon apostilló: “No seas estúpida'”.


Comentarios