fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Dos grandes clásicos y una estrella ‘de libro’

Belén Parra
Belén Parra 5/12/2019Comentarios

Catalunya celebra tres estrellas: Aürt y Cinc Sentits en Barcelona; y Deliranto, en Salou (Tarragona).

Aürt y Cinc Sentits tienen más puntos en común de lo que parece a priori. Constituyen cada uno por su lado el proyecto soñado (y luchado) de sus respectivos chefs, que ya las han visto de tots els colors en el panorama gastro. Tanto Artur Martínez como Jordi Artal se han mantenido fieles a su propio estilo culinario, nítido en sabores y comprometido con la despensa autóctona. Con un equipo de su más estricta confianza y jugándose el todo por el todo al decidir cerrar y trasladar sus restaurantes el mismo año. Lo han hecho para seguir creciendo sin pensar demasiado en las consecuencias. El arrojo ha tenido premio en el corto plazo y esa primera estrella les permite ahora de algún modo volver a encontrar su sitio, así como que el público sepa (re)encontrarlos.

La experiencia gastronómica de Aürt sucede en torno al comensal, para quien no hay líneas divisorias entre sala y cocina. Tampoco silencios, puesto que el trajín en torno a las mesas compartidas es continuo y el chef es partidario de departir con cada cliente acerca de su “sencillez reflexionada”. Apenas dos o tres ingredientes por plato, carta de vinos que refrenda el potencial vinícola catalán y conciencia slow food en un restaurante donde se impone la transparencia, la cercanía y el sabor elevado a la máxima potencia. Quién le iba a decir a Artur Martínez que de aquel cuchitril que era el Capritx de Terrassa acabaría en el lounge de un hotel cuatro estrellas como es el Hilton Diagonal Mar…

El renovado Cinc Sentits rompe con sus antiguas hechuras para realzar aún más su esencia. Jordi Artal propone una experiencia ultrasensorial –el nombre del restaurante es una declaración de intenciones- mediante un recorrido hasta la mesa –también del chef- en el que ahonda en sus raíces catalanas.

La obsesión de Artal por el producto de temporada, los proveedores de proximidad y la preeminencia del sabor sobre la técnica hace que su cocina sea una de las más personales de Barcelona. También una de las menos revisitadas por la crítica y el público local, que a veces no sabe reconocer el talento de cocineros poco mediáticos.

La carta de vinos ilustrada por el propio sumiller Eric Vicente ofrece interesantes sugerencias que cambian cada mes y que se pueden servir también por copas.

Deliranto. Foto: https://deliranto.com/

Deliranto. Foto: https://www.deliranto.com/

El particular momento dulce de Deliranto se corresponde con ese mundo fantástico que el chef Pep Moreno recrea en la mesa. Grandes clásicos de la literatura universal sirven de pretexto al cocinero para elaborar discursos comestibles que devuelven al comensal a su infancia. También le evidencian que aún no estaba ya todo inventado en la gastronomía de autor…

Una estrella pues de libro, cuyo culinario se inspira en obras célebres como Alicia en el País de las Maravillas, El Mago de Oz o El Principito. Toda una sorpresa para Moreno, que ni perseguía tal reconocimiento ni lo esperaba. Al menos, “no tan pronto”.

El restaurante de Salou abrió en los bajos del hotel Regente Aragón en septiembre de 2017 para apostar por una propuesta inaudita en esta localidad eminentemente turística. Tal cual lo cuentan los inspectores, parece Deliranto el lugar ideal para recuperar la inocencia y creerse moralejas como las que pueden extraerse con cada edición de su Guía.


Comentarios