fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opiniones

Michelin en su año más difícil

Carlos Maribona
Carlos Maribona 21/12/2020Comentarios

Pues ya salimos de dudas. El lunes se presentó la edición 2021 de la Guía Michelin. Como les contaba la semana pasada, los inspectores de Michelin han hecho en este endiablado año del coronavirus un esfuerzo importante por elaborar un guía lo más normal posible luchando contra cierres y restricciones. Se trataba de homenajear y apoyar al castigadísimo sector de la hostelería. Un gesto encomiable. Pero eso no quita para que quede la sensación de que han faltado muchas visitas. Lo evidencian los resultados.

Cataluña aparece una vez más como la gran mimada por Michelin. Cinco de los veinte restaurantes que suman estrellas se ubican en esa comunidad. A Galicia tampoco le ha ido nada mal este año, cuatro de veinte, aunque allí llegan los galardones más esporádicamente. Pero que al País Vasco, a Andalucía o a Asturias, por citar sólo tres comunidades potentes en esto del comer, no les haya caído nada en el sorteo, o que Madrid pierda estrellas, suena extraño. Seguramente no ha habido tiempo para visitarlas en condiciones.

Alguno me dirá que para los vascos sí ha habido premio. El donostiarra Amelia aparece en la lista de nuevas estrellas, pero es un dato tramposo porque se trata de un traslado. Se la quitan en la anterior ubicación y se la vuelven a dar en su actual ubicación, en el hotel Villa Favorita, frente a La Concha. Por cierto, comí muy bien allí en octubre. Merecida estrella.

El mismo caso se da con el valenciano La Salita. Así que, echando números, y restando los siete que la han perdido, cinco de ellos por cierre definitivo (que desgraciadamente no serán los únicos), la lluvia de estrellas para España se limita a trece.

Lo que sí me gusta es que en la edición de este año Michelin ha puesto el foco en cocineros jóvenes con notable formación previa y que ponen en valor el producto local o de proximidad. Buena parte de ellos, además, lejos de las grandes ciudades, apostando por entornos rurales.

Lo que no me gusta es la eterna lista de agravios, los restaurantes con méritos más que sobrados para estar y que vuelven a quedarse fuera. Cada uno de ustedes tendrá sus nombres favoritos. Mi lista es larga y no cabría en esta página. La resumo en un nombre cuya ausencia es incalificable: Lera.


Comentarios