fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Nandu Jubany: “Soy muy optimista. Empieza un nuevo juego y se vuelve a repartir cartas, nuevas oportunidades”

Carla Vidal
Carla Vidal 15/5/2020Comentarios

La energía y el optimismo de Nandu Jubany han desbordado Gastronomika Live con recetas para esta nueva normalidad que se impondrá. En conversación con Toni Massanés, director de la Fundació Alícia, Jubany se enfrenta sin miedo al futuro con las mejores armas que tiene el sector: trabajo y creatividad.

Con más de 10 negocios de restauración y realización de eventos, Nandu Jubany afrontaba el 2020 eufórico, “tenía que ser mi mejor año”.  Era el momento en que todo lo planteado ofreciera sus frutos. Hasta que la realidad ha interferido en los planes del de Monistrol de Calders. Con sinceridad y una franqueza absoluta, Jubany reconoce que acabará facturando un 10% de lo que tenía previsto. Ante ello, solo queda una. Reinventarse.

Empieza un nuevo juego, con nuevas reglas, y se vuelve a repartir cartas”. Es el momento de las oportunidades, asegura Jubany, quien recordaba a la audiencia de Gastronomika Live que muchos emprendedores no podían acceder al sector de la restauración por los precios, pero ahora, en cambio, van a haber traspasos y aún hay lugar para la inversión. Eso sí, no va a ser fácil, advierte el chef. “Hemos escogido una profesión difícil y ya sabíamos que teníamos que trabajar y hacer lo imposible. Ahora toca hacer el doble de lo imposible”. Tesón, trabajo y esfuerzo. Ahí, una de las claves; la otra, pensar, innovar, crear.

Y en esas está Nandu Jubany, quien después de pasar el confinamiento compartiendo recetas desde sus redes sociales, se ha puesto de lleno en nuevos proyectos. Con gran parte de su negocio dedicado a la celebración de eventos y la certeza de que estos se van a trasladar, en su mayoría, al año que viene, la pregunta era cómo mantener al equipo trabajando.  “En dos meses voy a crear una fábrica de croquetas y pollos al ast”. El germen de esta idea es una colaboración, que el coronavirus ha acelerado y ya está en marcha, con Casa Ametller para vender sus croquetas al gran público (junto a Hideki Matsuhisa, Josep Maria Kao, los hermanos Colombo o el pastelero Christian Escribà, cocinarán -a diario- recetas para llevar y que están disponibles a través de la web de Ametller Origen -por ahora solo para la zona de Barcelona-). De ahí, Jubany crea algo más grande. Reinventarse.

“Somos un sector innovador”

Cocinado desde los 10 años y organizando banquetes desde los 18, Nandu Jubany conoce a fondo el mundo de la celebración de eventos -incluso Quique Dacosta estuvo de “stage” en su casa antes de poner en marcha su catering-; así pues, tendremos que creerle cuando asegura que “no me preocupa el futuro. La gente va a seguir casándose y celebrando”.

Masssanés, moderador de la charla, le insta a concretar. ¿Cómo se volverá? ¿En qué condiciones? Aquí, Nandu Jubany reclama concreción a las autoridades “porque la normativa no está clara”. Una reclamación que comparten muchos empresarios del sector. “El Gobierno tiene que escucharnos. Es el sector el que tiene que decidir cómo podemos o no trabajar”.

Es aquí donde entrará en juego la imaginación y la creatividad, que son las que ayudaran a ‘vestir’ las medidas que por cuestiones sanitarias se tengan que adoptar. “No pienso poner una mascarilla sanitaria a un camarero. Si ha de ir protegido, lo disfrazo de astronauta. No podemos tratar a la gente como si estuviera enferma”. Para Jubany, lo importante es conseguir que la gente sea feliz y guarde un buen recuerdo de la experiencia, y para ello “hemos de hacer algo que sea único”. Personalizar y adaptarse a la nueva realidad, “si no podemos seguir con el finger food volveremos a los aperitivos con platitos y cucharitas, será el ambiente y la creatividad gastronómica los que determinen la experiencia”.

Es en ese proceso de adaptación y de buscar siempre algo nuevo que deje huella, entronca otro de los proyectos que Nandu Jubany tiene en mente. Si casarse es una experiencia única, Jubany y su equipo quieren que lo sea aún más y por más tiempo. En colaboración con la empresa de organización de eventos “La Puta Suegra”, el cocinero y empresario ha creado “Santa Rita”. “Vamos a celebrar bodas gitanas. Serán celebraciones de tres días, de todo un fin de semana, y donde haremos de todo, desde asar una ternera entera a ir a pescar”.

La base de todos estos proyectos y de los que puedan venir, así como de las nuevas oportunidades que esa crisis económica originada por una sanitaria pueda ofrecer a muchos emprendedores es solo una y simple. “Tenemos que pasárnoslo bien con lo que hacemos. Solo así haremos feliz a la gente, que es nuestro objetivo”. Lecciones de optimismo y buen rollo en tiempos de virus.


Comentarios