fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Actualidad

El día después 

Mónica Ramírez
Mónica Ramírez 15/4/2020Comentarios

Si al principio del confinamiento, los rumores de la aplicación de ERTES en el tejido empresarial se convirtieron en una realidad. Ahora, otras voces apuntan que, dadas las consecuencias económicas de esta compleja situación, el siguiente paso de muchas será el ERE. 

 

Fuente: Hostelería Madrid

Fuente: Hostelería Madrid

Cuando todavía algunos están asimilando y ajustando las reducciones de sueldo y jornada a causa de la aplicación del ERTE, se atisba en el horizonte la siguiente ola a surfear: la probabilidad de que las empresas se vean obligadas a dar un paso más, un ERE. 

En cuanto a los empleados, a los que se les ha aplicado un ERTE por fuerza mayor se les garantizan seis meses de trabajo (¿y después?) pero a los que la causa ha sido económica está por ver qué sucederá cuando se decrete el fin del Estado de Alarma y las empresas retomen su actividad escalonadamente. La vuelta, con la Semana Santa y casi el verano perdido, y la reconfiguración del negocio con la readaptación de la oferta, la reestructura física del local para mantener distancias, plantilla y presuntos nuevos uniformes con mascarillas y guantes, no será fácil. Nada nuevo bajo el sol.   

Las cifras 

Conscientes de la debacle económica post covid-19, Hostelería de España encargó una encuesta entre los restaurantes, bares, cafeterías y pubs miembros de la organización empresarial para conocer en profundidad los datos. Según los resultados de este informe, se concluye que “la caída de la facturación anual de estos negocios, como consecuencia de la crisis del coronavirus, podría situarse en torno a un 30 y un 40%.”. En la encuesta también se recogen datos sobre las decisiones que muchos empresarios han tomado “el 93,02% de los hosteleros afirma que tuvo que cesar totalmente la actividad, mientras que el 4,66% cesó definitivamente su negocio y tan solo el 2,33% mantuvo servicios de entrega a domicilio”. De los negocios hosteleros que cesaron temporalmente la actividad, el 75,03% se acogió a un ERTE, el 8,61% se acogió a líneas ICO de financiación y el 3,88% optó por la opción de vacaciones adelantadas. Sin embargo, el 58,96% señala que va a tener que realizar un reajuste de plantilla cuando se reanude la actividad. 

Una de las preocupaciones que asolan al sector es la dificultad para acogerse a las medidas propuestas por el Gobierno. Hostelería de España centra el foco de los problemas en el pago de la cotización de autónomos. Según explican el 80,34% de los encuestados lo señala como uno de los mayores obstáculos, seguido del pago de tasas e impuestos de los suministros de energía (señalado por el 55,77%) y de los impuestos de terrazas, IBI u otras obligaciones de pago a las administraciones, como el IVA, que son percibidas como amenazas a corto y medio plazo por el 52,34% de los hosteleros. 

Para Hostelería de España “Los resultados de la encuesta son un reflejo de la percepción del sector hostelero, que ya presagia que vamos a vivir el peor verano de la historia de nuestro país y estiman que las consecuencias económicas se van a prolongar a lo largo de todo el año”. Y añade “ya se puede hablar de unas 40.000 empresas con serios problemas de supervivencia”. Por esta razón han solicitado al Gobierno “una flexibilización en la vigencia de los ERTES una vez se reanuden las actividades de hostelería, distribución y cadena alimentaria” 

Y un dato final, de acuerdo con el estudio de la consultora EY, junto a Brain&Company, se necesitará una inversión de entre 6.000 y 16.000 millones para reactivar el sector. 

Nuevos plazos de pago 

Mientras algunos esperan el desarrollo de los acontecimientos para decidir qué ocurre con sus negocios, el Gobierno continúa tomando medidas para mitigar las consecuencias económicas. De acuerdo con las últimas notificaciones del Gobierno, se ha aprobado un Real Decreto-ley que pospone hasta mayo los plazos de presentación y pago de declaraciones y autoliquidaciones de impuestos para pymes y autónomos que habitualmente se hacen en el mes de abril. La nueva normativa, publicada en el BOE, especifica que todos aquellos cuya facturación sea de hasta 600.000 euros podrán aplazar hasta el 20 de mayo la presentación del IVA, el pago del Impuesto de Sociedades y el IRPF. María Jesús Montero, ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, afirmó ayer “pymes y autónomos también pueden acogerse al aplazamiento del pago de impuestos, hasta 30.000 euros durante 6 meses, sin pagar intereses durante los tres primeros”. Y añadió que el Gobierno anunciaría, en breve, la aprobación de que los autónomos que tributan por módulos puedan acogerse al sistema de estimación directa.   

Por otro lado, el pasado 10 de abril se aprobó el acuerdo que activa el segundo tramo de la Línea de Avales para empresas y autónomos que, por importe de 100.000 millones de euros, acordó el Gobierno el pasado 17 de marzo. De acuerdo con el Ministerio de Economía “el nuevo tramo, de 20.000 millones de euros, iguala en importe al anterior. El 100% de los fondos se destinan a avalar operaciones de pymes y autónomos, por considerar que son los agentes de la actividad económica que más requieren de este apoyo en la actualidad”. 

 

La vuelta al ruedo 

Y en cuanto a la recuperación, Hostelería Madrid marca agosto de 2020 como fecha en la que se empezará a tener la sensación de “control de la pandemia”. Calcula, además, que se retomarán eventos y congresos nacionales en noviembre y que se reactivará, de manera progresiva, el turismo internacional sobre diciembre. Según explican “La recuperación de los niveles de consumo llegará en las navidades de 2020, que, aunque será la navidad más austera de los últimos años, marcará el inicio de esta recuperación. Hasta entonces los niveles de consumo variarán en hostelería con descensos de hasta un 50 % de la facturación previa a la crisis sanitaria”. Dado lo previsto, desde este organismo se aconseja realizar “escenarios económicos de previsiones de ingresos y gastos de las empresas a partir del mes de junio hasta diciembre 2020”. El objetivo es “prever sus necesidades de financiación a corto plazo y planificar la negociación de las ayudas y préstamos financieros necesario para garantizar la supervivencia de las empresas”. 

Veremos. 


Comentarios