fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

Cinco consejos para que el pan se conserve impecable

Redacción
Redacción 16/7/2019Comentarios

Comprar un buen pan o hacerlo en casa para después no conservarlo en óptimas condiciones, favorece que no podamos disfrutar de todas las características de un producto artesanal bien hecho. He aquí unos cuantos consejos para que su calidad perdure.

Imagen de Sabine Schulte en Pixabay

Imagen de Sabine Schulte en Pixabay

La marca de levadura Levital, nos ofrece una serie de consejos para que nuestro pan mantenga sus características organolépticas por más tiempo. Estos son:

1-. Sin taparlo. Tanto si lo compramos en panadería como si lo hacemos en casa, el pan caliente hay que dejarlo enfriar al aire. Si lo tapamos o lo dejamos en la bolsa perderá humedad.

2-. El mejor lugar para conservar el pan que no hemos consumido para aprovecharlo al día siguiente, o más tarde, es una bolsa de tela o caja de madera. Ambos ayudan a conservar la humedad del producto y lo dejan respirar, evitando así que se reseque.

3-. Nunca guardes el pan en la nevera. Según Levital, las bajas temperaturas “provocan la formación de cristales en el pan que terminan por expulsar hacia fuera las moléculas de agua. Esto hace que el pan se ponga blando y sea difícil masticarlo. Por ello, no se debe meter el pan en el frigorífico”.

4-. Si solemos comprar –o elaborar- más pan del que consumimos a diario para ahorrar tiempo, una manera de conservarlo en óptimas condiciones durante días es cortarlo en varios trozos, introducirlos en una bolsa de plástico, cerrarla herméticamente y guardarlo en el congelador. De este modo, cada día podremos coger el que vayamos consumiendo sin que pierda propiedades. Eso sí, se recomienda cuando vayamos a consumirlo, lo mejor es descongelarlo al aire. Ni  microondas ni horno ya que se reseca mucho.

5-. Como la miga de pan se reseca mucho más rápido que la corteza, lo mejor- para un consumo en el día- es solo cortar lo que nos vamos a comer. Así evitaremos que el resto se reseque.

¿Y qué hacemos si queremos recuperar ese toque crujiente de recién hecho? Levital nos regala un truco: humedecer la corteza, meterlo en el horno dos o tres minutos, sacarlo y dejar que se enfríe al aire.


Comentarios