fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

La despensa

Lo que no sabías sobre tus herramientas culinarias

Redacción
Redacción 3/6/2019Comentarios

Este mes hablamos con Enrique Soriano, director de marketing de Bra y Monix desde hace nueve años, quien nos dará algunas pistas para que conservemos todas nuestras herramientas culinarias en perfecto estado y para enseñarnos a comprar calidad.

Las marcas Bra y Monix llevan medio siglo fabricando y comercializando diferentes herramientas culinarias y ofreciendo tanto al profesional de la hostelería como al particular soluciones de calidad para obtener los mejores resultados. Actualmente, están consideradas entre las mejores marcas de menaje no eléctrico y su catálogo incluye desde sartenes hasta cacerolas pasando por menaje antiadherente de aluminio, ollas de acero inoxidable, ollas a presión, cubiertos de acero inoxidable, cafeteras italianas o menaje de hostelería y servicio de mesa.

Para poder comprar con cabeza y conocer cómo conservar nuestras herramientas culinarias en óptimas condiciones, hablamos con Enrique Soriano, director de Marketing, Venta online y Exportación en Isogona, S.L. para las marcas Bra y Monix cuya fábrica se sitúa en Valls (Tarragona).

 

¿Cómo ha evolucionado este sector en los últimos veinte años? 

Siempre decimos que el menaje y la forma de cocinar evolucionan de la misma manera que cambia la cultura culinaria en un país. Durante los últimos veinte años, la gastronomía española se ha consolidado como una de las cocinas más importantes del mundo, conocida por la gran calidad de sus productos y el alto grado de innovación y creatividad de los chefs que la componen. En el menaje pasa algo parecido. Ahora los clientes no se conforman con “una sartén y punto”. Es tan importante para el chef la materia prima con la que trabaja su cocina como los utensilios que utiliza para cocinarlos. Ya no existe un producto para todo “y ya está”, sino que se busca aquel utensilio que le permite al cocinero desarrollar mejor su cometido en cada caso. Ejemplos claros son las sartenes antiadherentes de mayor calidad, las ollas a presión más innovadoras o incluso los cubiertos que denotan estilo e innovación en sala.

Por otro lado, el papel de los chefs de alta cocina en la opinión pública y la fuerte presencia de programas de cocina en televisión en los últimos años, han influido en el hecho de que la cocina por parte del gran público se haya transformado de una obligación a un hobby o incluso a una pasión personal.

¿Ha influido también en la demanda del cliente?

Por supuesto, el cliente ya no se conforma con cualquier cosa. Cada vez cocina más y se divierte más cocinando, por lo que si el producto que adquiere no es de gran calidad el resultado negativo en su receta es significativo. Yo siempre pongo un ejemplo divertido pero muy clarificador. Te parecerá una tontería, pero antes de comprarme el mejor aspirador para casa del mercado me compré 3 aspiradores que a priori parecían que cumplían su cometido. Al cabo de pocos meses de uso surgían los problemas y al final me había gastado lo mismo que si hubiera comprado el aspirador bueno desde el principio. La diferencia es que el haber cometido dicho error me costó esfuerzo, mayores gastos de desplazamiento y ponerme de mal humor cada vez que cambiaba de aspirador. Con el menaje pasa lo mismo, la sartén antiadherente tiene que tener obviamente un muy buen antiadherente, una estructura sólida con un buen fondo difusor con espesor suficiente para aguantar la temperatura, que valga para todo tipo de cocinas, etc…

¿Tenemos más utensilios que antes en nuestras cocinas? ¿y sabemos utilizarlos?

Considero que sí, que hay más utensilios en la cocina porque hay mucha oferta, pero este hecho no quiere decir que éstos tengan una buena calidad. El abaratamiento de los productos por el exceso de oferta en cualquier categoría de producto es más que claro, pero aunque es verdad que no podemos tener “un menaje para todo”, si es verdad que eligiendo bien y pensando un poco cómo es nuestra cocina podemos hacer una selección justa y suficiente de lo que necesitamos sin llenar de “trastos” nuestras cocinas.

También es verdad que esta tendencia a la compra compulsiva nos hace comprar productos que la mayoría de veces no necesitamos. Nuestra filosofía en Bra y Monix de cara al cliente es ofrecerle soluciones polivalentes, prácticas y utilizables en la cocina del día a día. Por ejemplo, cacerolas con antiadherentes de alta calidad que por su estructura sin plásticos pueden meterse en el horno tanto para hacer un asado como para hacer un bizcocho sin necesidad de poner un papel vegetal o grasas añadidas para desmoldar. Eso es ofrecer producto “todo en uno”.

 

Realmente, ¿cambia tanto una receta elaborada en una sartén/olla o en otra?¿por qué?

Antes comentábamos que no es necesario comprar compulsivamente menaje o utensilios de cocina, sin embargo si que hay que tener claro que ciertos tipos de materiales son más afines a algunos tipos de cocción o incluso a algunos tipos de alimentos. Por lo tanto, sí que hay que diversificar en cuanto a tipologías y materiales de menaje pero “sin volverse loco/a”. Por ejemplo, si uno no quiere dañar el antiadherente de una de sus buenas sartenes, no debería utilizarla para hacer un solomillo. ¿Por qué? Porque si uno quiere “sellar” una carne de un cierto grosor para que no se pierdan los jugos interiores necesita una alta temperatura. Esta alta temperatura puede estropear rápidamente un antiadherente por muy bueno que sea, ya que a partir de 260º éste se empieza a degradar rápidamente. Si eres muy fan de la carne tendrás que comprar una sartén de acero SIN antiadherente o incluso hierro fundido que es capaz de soportar una temperatura mayor. Esto no quiere decir que no tengas que tener una buena sartén antiadherente, ya que es la más polivalente y te permitirá hacer el 80% de tus cocciones protegiendo la integridad del alimento (pescados, tortillas, salteados, guisos, tortitas, crêpes, incluso unas salchichas o unos filetes de pechuga de pollo!)

A la hora de la compra ¿qué aspectos hemos de tener en cuenta para comprar calidad?

Lo primero que haría es comprar marca. El menaje sin marca o promocional suele ser un producto de calidad relativamente baja. Para no entrar en detalle sobre productos específicos ya que hay muchos (sartenes, ollas a presión, cubiertos, cafeteras, etc.) te comentaría que la clave es dejarse prescribir y asesorar sobre cuáles son nuestras necesidades en la cocina (sea en el ámbito doméstico como profesional), nuestro presupuesto y por lo tanto la mejor solución.

 

¿Y cómo podemos alargar la vida de sartenes, ollas y cazos? 

Tradicionalmente hemos pensado que las sartenes, ollas y menaje en general son indestructibles y no lo son. Con esto quiero decir que lo mejor que podemos hacer para alargar la vida de nuestros utensilios de cocina es utilizar el sentido común. Por ejemplo, hay que intentar evitar los choques térmicos como meter una sartén o una olla que acaba de salir del fuego en agua fría. A la hora de mantener tu menaje en buenas condiciones siempre vas a alargar su vida útil si los lavas a mano en lugar del lavavajillas. También tener en cuenta que si tu menaje es antiadherente hay que evitar utilizar utensilios metálicos o cortar en el interior del mismo. Evitar excesos de temperatura también es muy importante dado que aunque no se vea a primera vista desgasta de manera rápida el menaje de cocción. De hecho, a lo largo de los últimos años hemos publicado folletos para el punto de venta en los cuales informamos al cliente de la mejor forma de cuidar su menaje de cocina e incluso de “mitos y leyendas” falsos que siempre hemos considerado verdades. Por ejemplo; hay gente que cree que las sartenes hay que lavarlas con esponjas muy suaves para no estropear el antiadherente. Esto sería una medio verdad, ya que si recurrir a estropajos metálicos para lavar una sartén antiadherente es totalmente perjudicial para la sartén antiadherente, puedes utilizar la parte “azul” como si dijéramos del típico estropajo que compramos en el supermercado. La razón es que si no limpiamos bien la sartén, se forma una película de residuo que es la que hace que nuestra sartén deje de ser antiadherente. Por lo tanto, se puede frotar, pero de una manera moderada y sin utilizar el típico scotch brite.

En cuanto a los utensilios de cocina (palas, pinzas, cucharones…)  se observan nuevos materiales como la silicona. ¿Son mejores que los de acero inoxidable?

Dada la oferta de utensilios fabricados en silicona, nailon o madera, los utensilios metálicos son claramente descartables. Si bien es verdad que, si nuestro menaje no es antiadherente, el daño que puede hacer a la olla el utensilio metálico es muy relativo y meramente estético (puede rallar un poco el fondo). Sin embrago, si nuestro menaje es antiadherente, ponte un cartel en la cocina bien grande que te recuerde que si utilizas utensilios metálicos tu sartén antiadherente preferida te va a durar “un telediario”.

Dentro del catálogo tenéis cuchillos, ¿cómo podemos aumentar su durabilidad? Y para alguien que no puede albergar una larga colección de ellos, ¿cuál es el más versátil?

La durabilidad de los cuchillos de cocina se sustenta en 3 cosas:

  1. La calidad del acero: Un buen acero (ej. acero alemán con molibdeno y vanadio) alargará sin duda la vida de los cuchillos. Probablemente la calidad del acero es más importante que la tipología de construcción del acero; es decir si es un cuchillo forjado o no lo es.
  2. Mantener la hoja afilada: El cuchillo no se mantiene afilado para siempre. Al igual que un coche, para que te dure tienes que mantenerlo.
  3. Intentar mantenerlos alejados de lo que pueda generarles oxidación. Por ejemplo, las hojas de los cuchillos están fabricadas en acero inox 10/0 o también llamado 18/cromo para poder ser templados y dotarlos de dureza. Este acero es menos inoxidable que el de calidad 18/10 (que no puede ser templado), por lo que recomendaría al usuario que evitara lavarlo en lavavajillas y, de hacerlo, que intentara secarlo lo antes posible para evitar al máximo la humedad.

Bra es una empresa que lleva 50 años en el mercado, ¿cómo ha sido la adaptación para mantenerse en el negocio?

Te puedo hablar de los 20 últimos años, desde que ambas marcas pertenecen a Isogona, S.L. En la adaptación para mantenerse en el negocio la clave para Isogona ha sido ofrecer al consumidor propuestas que excedan sus expectativas. ¿Y cómo lo hemos hecho? Mediante tres herramientas: innovación, diseño y promoción de las marcas.

¿Existen en el horizonte nuevos proyectos?

Los nuevos proyectos son uno de los pilares sobre los que se asienta nuestra estrategia de crecimiento en el futuro. El lanzamiento continuado de nuevos proyectos está en el ADN de nuestras marcas, hasta el punto de que dependiendo del año podemos llegar a incorporar a nuestro catálogo entre 10 y 20 colecciones nuevas en nuestros catálogos, lo cual implica incrementar entre 200 y 300 referencias la oferta a nuestros clientes.

¿Exportan a otros países?

Si, por supuesto. Aunque hasta ahora nuestra prioridad número uno era consolidarnos como líderes en el mercado español -cosa que hemos conseguido- estamos trabajando actualmente en un proyecto de exportación mucho más ambicioso ante la buena acogida de nuestros productos y la creciente demanda fuerte de nuestras fronteras. Mercados tan distintos como el europeo, el ruso o el latinoamericano demandan nuestros productos gracias a la amplitud de nuestros catálogos y al hecho de que cada cliente puede encontrar el menaje que se adapta a su estrategia de ventas.

¿Cómo vamos con las redes sociales?

El intenso trabajo realizado en las Redes Sociales durante los últimos 7 años, momento en el que abrimos nuestra primera cuenta en Facebook y empezamos a colaborar con Influencers, ha consolidado la marca Bra en España como la marca de menaje de referencia en el medio online. Desde el primer día entendimos que la clave era conectar con el consumidor final, y para ello teníamos que ofrecerle un contenido valioso que ninguna otra marca de menaje estaba ofreciendo: cocina, cocina…y más cocina.

A día de hoy contamos con más de 80.000 fans en las plataformas de redes sociales más conocidas. Disponemos de Community Managers desde el principio de nuestra andadura que conocían perfectamente el entorno online en materia gastronómica. Hasta tenemos embajadores en You Tube desde hace años. En definitiva, las redes sociales se han convertido en la herramienta fundamental de nuestras marcas para mantener un contacto directo “tú a tú” con el consumidor final que nos permite conocer sus inquietudes en la cocina y sus preferencias a la hora de practicar una de sus mayores pasiones: la cocina.


Comentarios