fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Opinión

Cuándo prevén los distintos países reabrir sus restaurantes

Carla Vidal
Carla Vidal 22/4/2020Comentarios

Mientras la pandemia mantiene aún encerrada a gran parte de la población europea y mundial, algunos países han comenzado a hacer públicos sus planes para ir retomando paulatinamente la normalidad. Unos planes que en la mayoría de los casos incluyen una primera aproximación a cuándo será el momento de abrir también bares y restaurantes. Fijémonos en cuál es el mapa y calendario de esta reactivación de la economía.

En Europa, Austria ha sido el primer país ofrecer un calendario público de levantamiento de las restricciones. De hecho, ya desde el pasado 14 de abril han vuelto a abrir las tiendas pequeñas, de menos de 400 metros cuadrados, que no eran de productos esenciales; y paulatinamente irán abriendo otros comercios hasta mediados de mayo, fecha en la que, si la situación lo permite, abrirán hoteles y restaurantes.

Coincide en fechas Dinamarca, que con un impacto menor al de sus vecinos europeos, también permitirá abrir a los locales de restauración a mediados de mayo.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ya ha anunciado que en principio los bares y restaurantes (juntamente con equipamientos culturales) no podrán abrir sus puertas hasta mediados de julio, aunque indica que la situación será evaluada a partir de mediados de mayo según evolucione el control de la pandemia.

En el Reino Unido la situación aún es preocupante y no se ha establecido un calendario definitivo. Las islas británicas siguen la misma pauta de confinamiento que ha utilizado Francia, pero con unas semanas de retraso. Por lo que, si se siguiese el mismo escalonado de relajamiento de las medidas, los restaurantes no abrirían hasta agosto, una fecha que los restauradores británicos consideran altamente perjudicial para sus negocios. De hecho, las asociaciones de restauradores de este país abogan por la apertura en julio.

Otros países que todavía no han anunciado cuándo abrirán bares y restaurantes son Alemania e Italia, aunque con escenarios muy diferentes entre ellos. Alemania es uno de los países europeos que está llevando a cabo una mejor gestión de la crisis generada por la Covid-19 con lo cual será muy interesante conocer qué medidas de relajamiento toma respecto a la restauración, uno de los enclaves de socialización más importante de nuestras sociedades. Los contenidos registros actuales de contagios y muertes indican que en breve la cancillera Angela Merkel tomará una decisión al respecto. De momento, este lunes era el pistoletazo de salida para la apertura de los comercios pequeños y medianos, en un país en el que la vida pública nunca ha acabado de congelarse y en el que la decisión final recae en cada uno de sus land.

Por el contrario, Italia sigue registrando los mayores niveles de mortalidad del continente y, a pesar de permitir desde el pasado 14 de abril la apertura de pequeños comercios no esenciales, tiene pendiente establecer un calendario para la reapertura de restaurantes. En principio la fecha de fin del confinamiento del 13 de abril se ha prorrogado hasta el 3 de mayo. 

Suecia, en cambio, está viviendo un proceso inverso. Mientras en el resto de Europa se está hablando de medidas de relajamiento de ciertos confinamientos, en este país nórdico la situación está empeorando. Suecia decidió inicialmente afrontar la crisis de la Covid-19 con los restaurantes abiertos (algunos siguen abiertos y otros muchos decidieron cerrar sus puertas por la falta de negocio), pero la escalada negativa de las cifras de mortalidad en este país hace temer que las autoridades apliquen en breve medidas más restrictivas.

En España seguimos sin tener noticias sobre la reapertura de cafeterías, restaurantes y bares, aunque esto no quiere decir que no se hayan hecho algunas previsiones. Las más optimistas (como la de la Asociación de Hostelería de Madrid) auguran la reapertura para principios de junio, si se logra controlar la situación de la pandemia. Otras, no descartan que el cierre se prolongue hasta finales de junio y los más pesimistas incluso hablan de agosto. Por el momento, todo son elucubraciones pues los responsables políticos todavía no se han pronunciado al respecto.

 

Fuera de Europa

Si miramos fuera de la Unión Europea la situación sigue aproximadamente la misma pauta: relajamiento paulatino de los confinamientos con la reapertura de negocios de restauración en las últimas fases de los planes de reactivación económica. Es el caso de Israel o Nueva Zelanda.

Un caso especial son los Estados Unidos pues a pesar de las recomendaciones que se puedan emitir desde la Casa Blanca, los diversos estados tienen potestad para tomar sus propias medidas, con lo que en Norteamérica las casuísticas se multiplican. El presidente Donald Trump aboga por reactivar el grueso de la actividad económica el próximo 1 de mayo -a pesar de la oposición de gran parte de los expertos en salud pública del país-. Algunos estados, como por ejemplo Wisconsin, trabajan con esa fecha en mente; y los hay que incluso han decidido avanzarse, como Georgia que permitirá abrir a teatros, salas de cine y restaurantes a partir del 27 de abril.

Obviamente, en todos los casos y en todos los países las reaperturas se harán bajo estrictas medidas de seguridad e higiene y nuevos condicionantes de aforo. Se abre la puerta, aunque sea tímidamente, a la nueva normalidad que imperará en los próximos meses y a la que se tendrán que ir adaptando los restauradores y clientes de todo el mundo, tal como lo están haciendo ya en China. Después de tres meses batallando con la crisis de la Covid-19, la mayoría de los restaurantes en China ya están abiertos y enfrentándose a esta nueva realidad en la que, según muestran los indicadores en grandes poblaciones como Hong Kong o Beijing, los niveles de comercio son, a pesar de las medidas de protección implantadas, inferiores al momento pre-pandemia. Unos niveles que seguramente irán mejorando según avance la confianza de la gente y retroceda el impacto mundial de la crisis.


Comentarios