fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

José Andrés ganador del Basque Culinary World Prize 2020

Redacción
Redacción 24/7/2020Comentarios

El chef José Andrés ha sido el ganador de la quinta edición del Basque Culinary World Prize 2020. Este premio, organizado por el Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, reconoce la labor de chefs con iniciativas transformadoras y tiene una dotación económica de 100.000€ a un proyecto elegido por el ganador.

Este año el Basque Culinary World Prize 2020 ha recaído en el cocinero José Andrés “por aportar una respuesta global y colaborativa desde la gastronomía a uno de los retos mundiales más apremiantes de la actualidad: la pandemia generada por el COVID-19”, explican desde el Basque Culinary Centre.  Para la institución, José Andrés encarna la implicación de la restauración a nivel internacional en tiempos de Covid-19. “La fuerza, rapidez y eficacia en la actuación ante la crisis, además, ha inspirado a diferentes profesionales que se han implicado en diversas actuaciones y han puesto en marcha programas orientados a la reactivación del sector”, añade el BCC.

Además del ganador el BCWP ha designado diez menciones especiales por las que se reconoce su labor en “atenuar los efectos de la pandemia: facilitando el acceso a alimentos en medio de una creciente necesidad, liderando cocinas solidarias en contextos desafiantes; reestableciendo cadenas de suministro que afectan a pequeños productores; brindando apoyos a empleados de la propia restauración como los que en tantos rincones hoy sufren las consecuencias del cierre de bares y restaurantes. O simplemente dando ejemplo de cooperación y responsabilidad”, señalan. Estas menciones son: Mariana Aleixo, por su trabajo en la mayor favela de Rio de Janeiro con Maré de Sabores; Elijah Amoo Addo, por redoblar esfuerzos en Ghana a con su Food for All Africa; Greg Baxtrom, por liderar impulsos gremiales y asistenciales en Nueva York; Simon Boyle, por el socorro brindado a grupos desfavorecidos en Londres con Brigade; Tracy Chang, por usar su creatividad para conectar las capacidades de restaurantes en Estados Unidos con la necesidad de acceder a alimentos de grupos  afectados por la crisis con Off Their Plate y Restore Us:; el colectivo Ghetto Gastro (integrado por los chefs Jon Gray, Pierre Serrao, Lester Walker y Malcolm Livingston), por la intensa lucha en pro de una mayor diversidad e inclusión racial en la gastronomía que con las protestas BLM solo profundizan; David Hertz, por la transformación de Gastromotiva en banco de alimentos y facilitador de iniciativas de todo tipo en comunidades populares de Brasil y México donde además instaló las llamadas Cocinas Solidarias; Ed Lee, por el inspirador trabajo comunitario en favor de los empleados de la restauración todo Estados Unidos; Juan Llorca, por ayudar a los padres durante el confinamiento con la alimentación de sus hijos y Nicole Pisani por la red de voluntarios con la que ha venido brindando alimentos a jóvenes cuya alimentación depende de lo que reciben en de cantinas escolares todavía suspendidas.

Por su lado, José Andrés, desde que la pandemia comenzó a golpear abiertamente en marzo, José Andrés activó World Central Kitchen, no solo en ciudades de todo EEUU sino también en España. Durante la pandemia se ha expuesto el crecimiento de una organización, que ha evolucionado y se ha convertido en un espacio colaborativo global entre cocineros y cocineras. Esto refuerza un ejercicio de cohesión, dinamización y articulación de auxilio desde la restauración sin precedentes.

Dueño de una amplia cadena de restaurantes en Estados Unidos, este cocinero asturiano apunta que “solo quienes trabajan en el sector de la restauración pueden ayudar a reactivar la economía mientras se reconstruyen, al mismo tiempo, las comunidades”. Fundada hace diez años, WCK ha intervenido en multitud de países y ha movilizado a miles de voluntarios y cocineros de todo el mundo. Además, el chef lleva años promoviendo reformas migratorias y mejoras laborales en el sector de la restauración, consciente de que la cocina puede ser un motor de cambio social.


Comentarios