fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Snacks

La nueva generación Roca podría relevar a Montserrat Fontané en Can Roca

David Salvador
David Salvador 30/4/2019Comentarios

El inevitable paso del tiempo y la inevitable (o no) pregunta a los cocineros de restaurante familiar cuando superan la cincuentena. ¿Hay descendencia? En esas están Fina Puigdevall y sus tres hijas en Les Cols, Elena Arzak o, de otra manera, los vástagos de Carles Gaig, Martín Berasategui (Ane ya trabaja en el restaurante) o Carme Ruscalleda (Raül, al frente de Moments, y Mercè, ahora erigiendo su futuro bar en lo que fuera el Sant Pau de la madre). Y el tema ha salido también a colación este lunes para Joan Roca en un acto organizado por la revista Foodie en Barcelona, donde el gerundense ha dejado entrever que Marc, su hijo, podría relevar a la madre Montserrat en Can Roca, el bar que aún regenta la veterana cocinera.

Foto: El Celler de Can Roca

Foto: El Celler de Can Roca

“Que se alargue el momento actual tanto como se pueda, pues estamos en armonía”. A la pregunta de “¿Y ahora qué?”, Joan Roca respondía tranquilo, relajado, consciente del buen momento actual y confiado en estar al pie del cañón 20 años más. “No sé qué será de El Celler de Can Roca en 20 años pero sí sé que yo seguiré allí”. ¿Y las nuevas generaciones?

“Marc ha hecho Ciencias Políticas y no parecía que apuntara a cocinero pero hace dos años me lo confesó”. No obstante, “él mismo se ha dado cuenta de que El Celler es una mochila muy pesada, en sus propias palabras, y que era fruto de tres locos como Josep, Jordi y yo mismo. ‘Yo haré mi propio camino’, me dijo. Es exactamente lo que le aconsejé”. “Tiene 22 años –la edad con la que Joan montó con Pitu el Celler- y sólo le digo que se dé tiempo. Que dé vueltas, aprenda y se convenza de la profesión y del modelo de restaurante que quiere”.

“Todos en casa tienen muy claro que El Celler se acabará con estos tres locos que empezamos. La próxima generación debe hacer su propio camino. Can Roca es de mis padres, El Celler, de Josep, Jordi y mío. Ahora, que la nueva generación escriba su futuro”. “¿Y si suplen a tus padres cuando se jubilen?, le espetó Albert Raurich (Dos Palillos*, Barcelona) mientras Roca hablaba. “Ya está ayudando ahora allí. Es una idea…”. Y se hizo el silencio. La nueva generación puede cerrar un primer círculo Roca.


Comentarios