fbpx
Revista Gastronómica Digital
image

Síguenos en:

  • facebook
  • twitter
  • youtube
  • googleplus

Destinos

¿Vacaciones en Mallorca? Gastronomía 4* y 5*

Belén Parra
Belén Parra 23/7/2019Comentarios

Más estacional que Tenerife, pero menos que la vecina Menorca; por citar sólo otras dos islas igualmente turísticas, Mallorca vuelve a marcar perfil propio con su gastronomía. El talento local ya no sólo exhibe su potencial en loables proyectos de autor sino que lo amplía por la vía del lujo que ofrecen pequeños hoteles con encanto y grandes cadenas hoteleras.

Desayuno bufé muy 'slow food' en ©Finca Serena

Desayuno bufé muy ‘slow food’ en ©Finca Serena

Al revés de lo que sucede en otros destinos nacionales, donde la inversión gastronómica pasa por asesoramientos, ‘pop ups’ y culinarios de chefs sin pasado en el lugar; en Mallorca se apuesta decididamente por el nombre propio de ‘km. 0’. Esto es, por cocineras y cocineros arraigados en la tierra.

Andreu Genestra fue prácticamente el primero. Tanto en el hotel Son Jaumell de Capdepera como luego también en el Es Príncep de Palma. Muchos seguirían después sus pasos. Entre otros, el ‘televisivo’ Miquel Calent con ‘su’ Cuit en la azotea del Nakar Hotel.

Los ejemplos son tantos que la estrategia comercial de este tipo de hoteles es incluso tendencia este verano.

Las novedades más interesantes de la isla se concentran en inmuebles de cuatro y cinco estrellas repartidos por todo el territorio. Una excusa perfecta para la escapada en modo itinerante de un hotel a otro. O para probar un hotel tras otro. Así como el turismo gastronómico supone ya un 16,7% en España y 1 de cada 4 turistas internacionales planifica sus vacaciones en base a la gastronomía; Mallorca lo tiene todo para seguir creciendo en este terreno.

Las cocas de Maria Solivellas se degustan también en el Coca Toneta del ©Hotel Sant Francesc

Las cocas de Maria Solivellas se degustan también en el Coca Toneta del ©Hotel Sant Francesc

Lo demuestran propuestas como la que ha llevado a Maria Solivellas de Caimari a la capital mallorquina con Coca Toneta. El hotel Sant Francesc de Palma alberga este novísimo reducto de cocina, donde las imperdibles cocas de Ca Na Toneta sustentan el carácter informal de una carta fresca, con producto local y estricta temporalidad, que también puede degustarse al aire libre.

Sin salir de la ciudad, el hotel El Llorenç Parc de la Mar cobija el nuevo Dins Santi Taura; restaurante que fusiona dos marcas de éxito del cocinero mallorquín, uno de los más solicitados en la isla cuando aún estaba en Lloseta. A la lista de espera en su libro de reservas me remito. Todo hace indicar que correrá la misma suerte en el emplazamiento actual del barrio de Sa Calatrava. Santi Taura sigue apostando aquí por su cocina más personal, con un culinario que respeta tanto el recetario tradicional como la despensa de proximidad.

El nuevo ©Dins Santi Taura está en el hotel boutique El Llorenç Parc de la Mar

El nuevo ©Dins Santi Taura está en el hotel boutique El Llorenç Parc de la Mar

Frente al Palacio de Marivent, la mallorquina Marga Coll no sólo ofrece memorables desayunos con aires de ‘brunch’ en el Hotel de Mar de Gran Meliá sino que ahora fusiona su arte con el de la pintora Andrea Zarraluqui. Juntas ofrecen este verano una cena única sobre la mesa de Arrels, en la que la vajilla anuncia asimismo cada propuesta. Las piezas basadas en productos de mercado y elaboradas por la artista constituyen el mejor marco para el trabajo de la cocinera. No es ésta por cierto la primera -ni será la última- incursión de Zarraluqui en la gastronomía. Hace apenas unas semanas dibujó y firmó la vajilla que supuso la puesta de largo de Fina Puigdevall como dama del champán Veuve Clicquot en Les Cols.

La chef Marga Coll y la pintora Andrea Zarraluqui, juntas en el ©Hotel de Mar

Lejos de la (gran) ciudad, en el Park Hyatt que aparece como una población en sí mismo, Álvaro Salazar vuelve a brillar con Voro. El chef andaluz afincado desde hace casi una década en la isla alcanzó su primera estrella Michelin con el restaurante Argos, reconvertido ahora en el gastronómico que necesitaba este otro hotelazo de Canyamel. El chef se ha llevado consigo a todo su equipo y así luce tan sólido el proyecto. Carta blanca para hacer y deshacer a su antojo; libertad para crear e innovar en bocados que ensalzan el producto autóctono; correspondencia total entre cocina y sala; y ganas de volar alto. Este último deseo es compartido por la propiedad del establecimiento, que acierta con un fichaje que recuperará bien pronto su primer brillo. Al tiempo.

El chef Álvaro Salazar lidera VORO, el gastronomico del ©Park Hyatt Mallorca

El chef Álvaro Salazar lidera VORO, el gastronomico del ©Park Hyatt Mallorca

Habrá que seguir también la evolución del Finca Serena en Montuiri, donde parece que se detenga el tiempo. Lo hace para el comensal y el huésped ocasional, pero no así para las extensiones de tierra que pronto darán sus frutos. Entre los huertos, los olivos y los viñedos de cosecha propia que atesora este hotel de la Mallorca interior, lógico que su restaurante promueva el autoabastecimiento en menús de temporada que cambian a diario y desayunos ‘slow food’.


Comentarios